Category Archives: microcuentos

Anonimato

No quiere decir su nombre, utiliza argumentos de privacidad. Más el sanguinario se proclama cómo el protector de su moral.

— No ando en anonimato, simplemente mi nombre es difícil de recordar.

Se esconde detrás de seudónimos y nombres de otros autores. El que compra y vende de lo que se és autoría. Todos excelentes mercaderes de propiedad intelectual.  ¿Quén gana en el anonimato?

microcuentos, microficcion
Anonimato

Maldición

Maldigo la hora en que vi la luz. En que nací de un útero  tan cálido  para reinventarme en la frialdad.  No sé cómo te conocí y me arrepiento de ser quien no se quien fui. Muerte, muerte es mi verdad, cómo un niño enfermo peleo por y para morir.

Ideales

Cinco continentes unidos en ideas natimuertas, efecto de la explotación desmedida. Lo queremos todo y con todo se quedó nuestro gran líder.

a href=”http://microficcion.com/wp-content/uploads/2014/05/Estrella_roja.gif”img title=”Estrella_roja” class=”alignnone size-full” alt=”image” src=”http://microficcion.com/wp-content/uploads/2014/05/Estrella_roja.gif?w=380″ //a

Derrame

Nuestros valores han quedado en el olvido. Somos la sombra de una civilización perdida. Civiles perdidos entre milicias, armamento humano. Derramando sal en nuestras heridas, tergiversando tradiciones.

Saqué la imagen de esta página esta página

Ideas de oriente vestidas de occidente… Norte contra Sur, padre contra hijo. Cuando la derrota es inminente sólo quedan las promesas de algo más allá de esta vida carente de inocencia.

Así fue, así es y así será hasta el final de nuestros tiempos.

Perseverancia

Al pasar del tiempo, el caminante se encuentra desolado. La sequedad de su garganta no le permite caminar sólo puede trotar varios pasos por minuto. Se encuentra exhausto y carente de alguna religión o fe. Aún así, sigue caminando hacia su destino, repitiéndose vanamente: lo voy a lograr, lo voy a lograr, lo voy a lograr…

Con un paso comenzó este largo viaje, el cual se hace más tortuoso cada segundo. No obstante sigue caminando, cómo si se tratara de una peregrinación al más allá. La luz del sol se ha incorporado a su piel; dejó de ser blanco hace varias semanas. Llega el punto en que decide hacerse uno con la cálida arena, no le quedan más energías.

Moribundo y hablando en lenguas ininteligibles lo encuentra el guerrero más joven de la tribu. Logra levantarlo en peso y montarlo en su camello, una tarea sencilla por la frágil condición del caminante. Moja los labios de viajero con varias gotas de agua y lo lleva a sitio seguro. Así el perseverante viajero encuentra lo que busca, una razón más para vivir y estar agradecido.

En el fondo

Eres fría y carente de oxígeno, aun así te amo con toda mi alma. Fuego en las profundidades del océano, cenizas volcánicas, recuerdos de ti, todavía te amo. Nadando en un mar profundo, entre tantos peces de colores me encuentro sólo y llorando sin lágrimas. 
Si mi destino es terminar en los ácidos estomacales de un ser sobrehumano, seguiré nadando en este mar de ilusiones. Tal vez allí te encuentre, como un pez que nadando sin rumbo, uno sólo de muchos millones. 

Seis cuerdas

En uno de esos días sombríos, se acerca el estudiante y comenta,

-Papá, quiero aprender a tocar guitarra como tú

-Todavía tus manos son pequeñas hijo.-  Responde el padre con tono arrogante envueltos en aroma a tequila y ron.

Así, con ojos aguados el niño vuelve a su cuarto, a sentarse frente a un televisor, único compañero que entiende su pena, soberbia e ira.

guitarra