Category Archives: cuentos cortos

Cobardía

De aceptar lo decidido. Por más que pidas no hay misericordia. Decidiste por el mejor aquí corrió, que aquí murió y ahora nadie va a escribir de tí

Cobardía

sólo de tu cobardía.

 

 

Electrónico

Genera tu propia conversación. En el espíritu de hermandad que nos categoriza.

  • Nuestra distancia se mide en ondas electromagnéticas. Decae radiactivo el electrón. Nuestros pensamientos se disuelven en la dualidad.
  • Decisiones tomadas en el universo paraleo 000-1-2 no cuentan.
  • Despegue.

Así se pasan los días frente a una pantalla.

Maldición

Maldigo la hora en que vi la luz. En que nací de un útero  tan cálido  para reinventarme en la frialdad.  No sé cómo te conocí y me arrepiento de ser quien no se quien fui. Muerte, muerte es mi verdad, cómo un niño enfermo peleo por y para morir.

Ayudante de albañil

Ayudante de albañil 

El sol antillano calienta mis espaldas mientras voy forjando con carretilla y pala el futuro de los que están por nacer. El castigo que me da la vida por nacer pobre y desnudo, de mi crianza bajo llave, de mis sueños sin resolver. El resplandor de un mediodía que llega y no se acaba, de mañanas de cemento, agua y pala. Palea, palea, palea, ¿Cuántos metros van a ser?

Espero sin cesar al viernes por la tarde, cuando llega el cheque para correr al banco y el sudor de mi frente recoger. Salgo y encallo en el colmado de mi barrio, ya el lunes por la mañana el bolsillo vacío y sin dinero para buscar de comer. Así comienza nuevamente el sol antillano a hacer mella en mi ya tostada piel. Todo para cuando una vez termine el proyecto, sólo y desempleado verme, mientras le ponen nombre al edificio a un rico, poderoso muerto. Y quien lo hizo nada, nada que ver.

En el olvido

Soy la muerte que corre en bicicleta, la razón de ser de tus pesadillas. Se que gracias a mi no duermes mientras me río de tí siendo indiferente pues hace muchos años que olvidé el arte de odiar.

Por la noche te busco y no te encuentro, y estoy seguro de que puedes pensar igual. Total si mi alma hoy brilla en este tormento eterno, es gracias a tí y tu forma de amar.